lunes, 24 de agosto de 2009

La chica del video

Hace muchos años hubo en nuestro país una presentadora de televisión a la que se le descubrió un video porno hasta entonces perfectamente oculto por la actriz. Como era de esperar, le llovieron reclamos, entrevistas, molestosos, perdió el empleo, y su buena reputación de presentadora inmaculada fue permutada por la de pervertidora de la buena sociedad de inocuas costumbres. Este hecho sin precedentes desató la curiosidad de las diversas comunidades del mundo entero en cuanto a la seriedad y virginidad de las presentadoras de televisión de todo el Planeta Tierra. El 16 de octubre de 1981 se creó la Comisión Internacional Contra Presentadoras Porno (CICPP), la cual, enterada de los prestigiosos estudios que publicamos en nuestro blog, nos han distinguido otorgándonos la primicia de los primeros resultados de sus 28 años de pesquisa. A continuación, algunas transcripciones de respuestas de presentadoras que fueron pescadas con las manos en la masa.

¿La del video? Ah no, ésa no soy yo. ¿Que ésa es mi cara? Sí, ésa es, no lo niego, ¿pero ésas son mis tetas? No, mis tetas tienen pezones voluminosos, no esas insignificancias. ¿Y ése es mi culo? No, ese culo del video es flaquito, en cambio este es ancho y poderoso. Y ese toto del video, ¿es el mío? Tampoco, mira que ni se le ve el clítoris, en cambio mira esta cosa grandísima que sobresale. ¿Que cómo la del video tiene mi misma cara pero ni mis tetas ni mi culo ni mi toto? Explícamelo tú, porque yo, ni idea. End of the story.

No, no soy la del video. No, no y no. Ajá, la cara, que es mi cara. Se parecerá la cara, pero no soy yo. ¿Y cómo esa tipa del video voy a ser yo? ¿Cómo? ¿Tú no ves las tetas, caídas, como las teticas de una vieja? Mira mis tetas. Camarógrafo, enfoca. Miren, duras, grandes y firmes, ¡¡y sin cirugía!! No tengo unas teticas de perrita como esa chopa del video.

No, ésa no soy yo. Yo nunca mamo testículos, nunca, a lo sumo una lengüita en la punta del güebo y me meto el ripio un poquitoooo en la boca, no mucho, nunca me meto un güebo entero cuando estoy mamando. No soy ésa, lo puedo jurar.

Ésa no soy yo, mira, ésa tiene el toto negruzco y el mío es rosadito. Miren, ¿ven? Ésa no soy yo.

¿La del video porno? Imposible. Juro que no soy yo. ¿Que cómo lo pruebo? Muy simple, ella tiene un pene de un grosor enorme penetrándola, y yo tengo una vagina muy estrecha, sólo puedo singar con hombres con los penes pequeños y delgados. Lo puedo probar ahora mismo delante de las cámaras si quieren. ¿Quién tiene acá un pene grande? ¿Quién? ¿Usted? Venga, voy a probar mi inocencia. Verán cómo sangro y chillo de dolor.

¡Qué va! Ni en sueño la tipa que está en el video soy yo. ¿Que por qué lo aseguro? Mira, mira bien, ella le está pasando la lengua por el culo al actor, y yo ni muerta le mamo el culo a un hombre. Tú sabes que por más que se limpie un hombre el culo siempre queda algo de mierda, especialmente si es un culo peludo, como ése.

¿La del video? ¿Que si soy yo? No. Mira, a ésa cuando se lo meten en la posición del misionero puede abrir las piernas tanto que le caen a la cama, porque tiene la pelvis ancha y abierta. ¿Ven? En cambio yo, en esa posición no puedo abrirme tanto, porque mi pelvis es estrecha y cerrada. Ven, hagamos la prueba para que veas.

¿Yo? ¡¿La del video?! Imposible. Mira, yo soy una mujer blanca, rubia, ojos azules y desde chiquitica me enseñaron que el negro es comía e puerco... ¡Y el del video es afro-alguna parte! Míralo, mira la nariz ancha, la boca gruesa, ¡mira el color de la ñema! ¡Negro por todos lados! ¡Yo muerta antes que un negro me lo meta!

¡Jamás! La tipa del video hace un trío con un hombre y una mujer, y a la mujer le hace de todo, le mete los dedos en el toto, le mama la creta, hacen tortilla. Mira, hasta pensar en un roce de mis labios con la boca de una mujer me da un asco infinito. Si yo hiciera trío sería con dos hombres, para que los dos me lo metan a la vez y yo mamarle los ripios a los dos a la vez, pero con una mujer, ¡jamás! Esa no soy yo.

¿La del video? Jajajajajaja, ay, jajajajaja, no me hagas reír. Mira, la del video es alta, pelirroja y blanca como yo, y en una panorámica general se puede confundir con cualquier mujer de mis características, pero cuando haces close up es claro que no soy yo. Pasa atrás, sí, atrás el video, friza la imagen, mira esos pezones como marrones, los míos son de un rosado delicado, sigue, ahí, para ahí, mira ese culo velludo, yo no tengo vellos ni en la zona pélvica, sigue, ok, ahí, mira ese totico, pequeñito, arrugado, yo tengo un totazo grandísimo con la piel liza por el pubis, pero un totazo, es más mírenlo, cámara, acá, un close up. ¿Ya? Ok. Creo que queda claro que la del video no soy yo.

¿La del video? Ah sí, soy yo. ¿Por qué? Lo hice hace un año más o menos. Yo estaba en un bar bebiendo y me fui a singar tardísimo con un tipo que me estaba coqueteando, y nos pasamos toda la madrugada y la mitad del día siguiente metiendo coca, bebiendo y singando como perros, después me dijo que él era un empresario pornográfico y me ofreció 50 mil dólares para que hiciera uno. ¿Y lo iba rechazar? ¡¡¡Pero si yo vivo dándolo de gratis!!!

¿La del video? Deja ver, sigue, deja ver. Ok, sí, soy yo. No, no lo recordaba, pero sí. Hace como 12 años, con un francés bellísimo que singaba como los dioses. Al tercer día me dice que hace cine porno y que si yo quería hacer un video singando con un sanky panky y le dije que no al principio, pero después pensé “¿y por qué no?, es una experiencia nueva”. Sí, te decía que soy yo la del video porque viendo la mamadera tan bien hecha, abarcando los testículos y el güebo a la vez, viendo la emulsión de semen del moreno, que sólo puede ser de esa manera luego de una gran mamada, compruebo que soy yo, que soy una mamadora experta, pero una mamadora increíble. Nadie en este país mama güebo mejor que yo. Te lo juro.

¿Eh? ¿Cómo? ¿Que si soy la del video? Sí y no. Mira, si me preguntas para recriminarme y juzgarme como si fuera una puta perrísima te equivocaste mi hermano, porque esa no soy yo, yo vengo de un hogar cristiano muy decente, pero si me preguntas para ofrecerme trabajo en otros videos, saliendo ante las cámaras haciendo y deshaciendo, te lo dejo en 100 mil dólares por ser a ti.

Esteeeee... la del video... depende. Sí, depende. Yo ahora que estoy bien económicamente y estoy casada con un empresario próspero, ni loca hago un video porno, pero hace 10 años cuando estaba inmersa en la pobreza y sin saber qué comer al día siguiente, me ofrecieron “¿quieres hacer porno?” y yo no quería pero me dijeron “son 20 mil pesos” y yo pensé en toda la comida que se compra con eso y dije que sí, y no sólo a ése, sino otros muchos videos. Un año entero me pasé singando con los reflectores de las luces encima que dan un calor del diablo, y singando con quien fuese. Ajá, ¿y ahora? ¿Vas a decir soy una perra asquerosa? Pues te digo algo: tu maldita madre. Si tú hubieses estado como yo hace años cayéndose a pedazos seguro aceptas si alguien viene y te dice 20 mil pesos por ponerte en cuatro y que te lo metan por atrás, ¡¡buen mariconazo!!

¿La del video? ¿Cuál video? ¿Ése? Ponlo deja ver... ay jajaja, ay sí esa soy yo jajaja, ¿y cuándo fue eso? Jajajaja, aaah sí, hace un mes en Las Terrenas. Jajajaja, ay ¡¡pero ese degraciao no me dijo na!! Coño, pero yo me veo bien rapando, mira, jajajaja, coño pero yo misma me excito viéndome singando. ¡¡¡Mierda!!! ¡¡Pero espérate!! Quita ese video porque si no me hago una paja aquí mismo viéndome, jajajajajaja.

¿La del video? Sí, yo, ¿qué te pareció? ¿Tú te excitaste viéndome singando? No, no, en serio, dime, me interesa, tú como hombre ¿te desperté ganas de metérmelo? ¿Me veo gorda? ¿Flaca? ¿Piensas que puedo convertirme en una pornostar de grandes ligas? ¿Las cosas que hice en el video son las que más excitan a los hombres? ¿Qué te gusta ver a ti en un video porno? ¿Cuáles son tus fantasías?

Deja ver. Ese es el video, deja ver, hay dos hombres y dos mujeres, y una de ella le mama a la otra tipa el toto y mama las dos ñemas a la vez. Deja ver, sí, soy yo, hace como un año. Sí, eso fue en Sosúa, con dos alemanes y una sueca. Los tres me gustaron, y sólo me quedaba medio día en Sosúa y no tenía tiempo de singar con cada uno por separado y los reuní a los tres para que me singaran. Pero yo pensaba que el video era para consumo propio de la sueca, pero bueno, que se va a hacer. Ahora, eso sí, gocé, pero gocé. Nada más de recordar esa orgía se me moja el toto. ¡Que gozá!

¿La del video? ¡Claro que soy yo! ¿Cuándo tú has visto a mujer que singue mejor en un video porno? Claro que soy yo, ¿no ves cómo estoy singando con ese gustazo? Mírame la cara, mira qué goce, cómo brillan mis ojos y babeo por la comisura de los labios mientras recibo la singada de un güebo de 11 pulgadas. ¡Pero qué singá tan buena! Mira, no, no, no es malo, es muy liberador. A partir de ese video me siento más fuerte, más libre, con más control de mí misma y... espera, espera, deja la imagen ahí, ¡coño, pero qué singá me dio ese tipo! ¡Mierda, qué singá!

Sí, la del video soy yo. ¿Por dinero? No. ¿Por coerción? No. ¿Qué por qué lo hice? Ok, te respondo a ti y a todos los televidentes: lo hice porque me dio la gana, me ofrecieron hacer el video, me pareció bien, los cinco tipos que me lo meten en el video me parecieron lindos y yo estaba aburrida en esos días y quería divertirme. ¿Cuál es el problema? Ninguno. Porque yo singué y gocé mucho y nadie me obligó y lo que me pagaron se lo di a una hermana y un amigo para que resolvieran deudas. Lo hice para gozar. ¿Acaso eso no se puede entender? ¿Es tan complicado?

¿La del video? ¿Pero tú no estás a punto de venirte viéndome? ¿Acaso hay otra mujer que saque esa lechita como yo, que le ponga los güebos como cohetes a los hombres nada más de verme, que haga que los maricones duden de su mariconería porque hasta a ellos se les para cuando me ven? ¡Claro coño que soy yo! ¿Tú no ves qué maldito mujerón que está buenísimo? ¿Pero tú eres pájaro que no te das cuenta que soy yo? Eso es, tú eres maricón, por eso no te diste cuenta que soy yo, un hombre hombre se da cuenta al vuelo.

¿La del video? Sí, soy yo. No, yo abomino de la pornografía. Entonces, ¿por qué lo hice pensaran? Por una sencilla razón: yo soy una mujer determinada que no desecha enfrentar ningún reto. El productor del video estuvo una semana tratando de convencerme y yo a punto de llamar a la policía y denunciarlo por acoso, hasta que al octavo día me dijo “tú no tienes el coraje de hacer un video porno”, y yo le dije “ajá, ¿tú piensas que yo soy una pendeja sin capacidad de decisión, una estúpida?,” y le dije “¡hagamos la vaina esa!”. A mí no se me puede retar, porque cada reto lo quiero superar, demostrar quién soy y que soy capaz de todo. No soy una cosa para no aceptar los retos: ¡soy una mujer con dos pares de cojones, coño! ¡Por eso lo hice!

¿Cómo? ¿Que si soy yo? Pero bueno, ¿y qué pregunta es esa? Mira el video con detenimiento, mira, mira esos senos, grandes y firmes, mira esas caderas, mira esas piernas bien torneadas, fuertes y delicadas a la vez, mira esa boca de tigresa, mira esa mamada de güebo espectacular, mira esa creta que hasta a los asexuales se les para el ripio o se les moja el toto. Mira, esa mujer es perfecta para singar. Mira bien. ¡Ésa soy yo! ¡Claro que sí! ¿Y tú me lo preguntas? ¡¿Tú eres el único maricón que no duda de su mariconería viéndome singando y mamando como una diabla en ese video?! ¡Diablos!, pero eres maricón 110 por ciento. Mi madre, ¡qué mariconazo eres!

¿Que si soy la del video? Sí amor, esta que viste y calza, sin duda que soy yo, mírame, mírame la línea del busto, el rosa perfecto de los pezones, la circunferencia exacta de las aureolas, la profundidad perfecta del ombligo, mis nalgas redonditas y con la piel exquisita, mírame los muslos, bellísimos, mírame el pubis qué hermosura, ¡claro que es la que viste y calza! ¡¡Quien más iba a ser!!

¿El video? ¿Cuál video? ¿Video porno? ¿Yo? ¿Que yo trabajo en ese video? ¡No! ¿De verdad? ¿Lo tienen acá? ¿Lo van a pasar? ¡Ajá! Deja ver. ¿Ese es? ¡Ay pero esa soy yo! ¡Waooooo, qué cuerpazo tengo! ¡Nunca que me miro al espejo me veo un cuerpo tan fantástico! ¿Y esa soy yo mamando ñema? ¡Waooooo, pero qué buena mamadora soy! ¡Waoooo!, gracias por pasar ese video que se hizo sin mi autorización. Pero sabes, viéndolo ahora me doy cuenta de lo espléndida que soy como mujer, como ser sexual. ¡Qué maravilloso descubrimiento! ¡Gracias! ¿Me regalas una copia?

¡El video! ¿Lo van a pasar? Espera, espera, déjame hacer una llamada a mi agente. Aló, aló, Butesfo, ¿la gente del canal pagó los derechos para transmitir el video? ¿Cuánto? ¿25 mil dólares? ¿Seguro? Ok. Bien, veamos el video pa que la gente goce viendo una mujer mamando y singando como Dios manda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada